FELICIDADES FILÓSOFOS Y FILÓSOFAS

¿EXISTE EL DÍA DEL FILÓSOFO?

rafael soto baylón

Sí, precisamente el 7 de marzo. Es el santoral de Tomás de Aquino, patrono de los filósofos, aunque lo festejamos este día más por tradición que por el día mismo, puesto que la iglesia trasladó la celebración de la festividad del Doctor Angelicus (especialista en los asuntos de los ángeles) al 28 de enero con la finalidad de que en algunos años no se empalme con los festejos relacionados a la Semana Santa.

Tomás es el más grande filósofo y teólogo de la cristiandad. Vivió sólo cuarenta y nueve años, pero nos heredó una obra monumental. Su pensamiento es la filosofía oficial de la Iglesia Católica.

Nació en Aquino, castillo situado entre Roma y Nápoles, en 1226. Recibió educación impartida por los monjes de la abadía benedictina de Monte Cassino y, posteriormente, asistió a la Universidad de Nápoles. Desde temprana edad mostró inclinación hacia la vida religiosa. A pesar de la oposición familiar, ingresó como novicio a la Orden de Santo Domingo. Fue enviado a estudiar teología a Colonia con Alberto Magno, el más famoso de los maestros dominicos; éste había sido el primero en comprender la importancia del aristotelismo recién descubierto. Este pensamiento, debidamente adaptado e interpretado, constituyó un profundo y coherente cuerpo de doctrina filosófica teológica que acabase con la vieja pugna entre el hombre de la Fe y el amante de la antigua cultura; es decir, entre el naturalismo de la razón y el sobrenaturalismo de la gracia o revelación.

Santo Tomás –en 1257- se doctoró en teología; rechazó el arzobispado de Nápoles y el nombramiento de abad de Monte Cassino. En contra parte, decidió impartir cátedra en su Universidad. Sus obras principales son las Summas, síntesis filosóficas teológicas. Las Summas son las más altas argumentaciones sobre arte o disciplinas específicas y en Tomás son el resumen de su pensamiento de los temas sagrados.

Después de una dura preparación, redactó su obra maestra: Summa Theologica, opera dividida en tres partes: la primera diserta sobre la naturaleza y los atributos de Dios, estudiados en 119 preguntas y respuestas; la segunda sobre el hombre y sus problemas morales y l tercera estudia la misión de Cristo.

Según su pensamiento la filosofía deja de ser una mera actividad aclaradora para convertirse en ciencia autónoma con un objeto propio. Tal es el caso de la existencia de Dios a la que puede llegarse racionalmente por demostración. La prueba válida de la existencia del Todopoderoso no debe ser a priori, sino a posteriori, ascendiendo de los efectos a sus causas, de lo contingente a lo necesario. Son las famosas cinco vías por las que puede llegarse a la demostración de la existencia de Dios.

El pensamiento tomista no es una mera adaptación del aristotelismo a la fe cristiana. Puede, sin embargo, considerarse una prolongación de aspectos nuevos de la concepción general del estagirita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *