La Libertad

Por: Laura Martínez Domínguez

El encabezado del diario local de la ciudad que podría ser cualquiera y sin embargo es donde vive una mujer con más preguntas que respuestas, dice en letras grandes y negras “La Libertad en suma, no es, ni puede ser física: es sólo una cuestión moral.”

La araña atrapada en el reloj lo mira desconsolada, no hay escapatoria posible, una mañana se despertó atrapada en un reloj que marca la hora que le viene en gana y ahora un periódico amarillista le dice que no es física sino moral ¿Alguien sabe a que diantres se refiere? Nadie contesta.

Del otro lado de la casa, la mujer juega con el gato, ajena por completo al desconsuelo de la araña, atrapó al gato con Aristóteles entre las patas, las cuales por cierto, estaban mas pegajosas que de costumbre, la mujer no quiso averiguar, lo detuvo cuando el gato comía con toda libertad la felicidad que Aristóteles peleaba como si en esa palabra estuviese resumida toda su vida, como si la ligara en cualquier forma a la operación de la razón… la mujer deja al gato aunque Aristóteles la vea con ojos suplicantes… decide salir, es domingo y no tiene nada que hacer, es libre de salir o de permanecer en su sitio si así lo desea… la araña la mira con la envidia de quien posee solo un reducido espacio para deambular desenfrenadamente.

Al salir, llega San Agustín distinguiendo entre el libre albedrío como la posibilidad de elección y Libertad propiamente dicha como la realización del bien vistas a la beatitud, la araña le pide que no exagere, que en realidad ella no quiere ser beata, ni siquiera cree que exista un cielo para arañas, en realidad lo único que importa es abandonar el reloj y no seguir arrojada en él. San Agustín sale desconsolado, al parecer nadie esta interesado en ser beato, ni siquiera los que desean ser libres.

La mujer regresa y detrás de ella vienen Spinoza, Leibniz y Hegel, aunque éste último por sus propias razones, sosteniendo que la libertad consiste fundamentalmente en seguir la propia naturaleza en tanto que ésta naturaleza se halla en relación estrecha con toda la realidad; el gato al oír a la mujer sale a su encuentro esperando que la razón de su salida haya sido algo para desayunar… el gato se desilusiona al ver que no es así… Santo Tomas de Aquino le dice: Libertad de acción” ¿Quién puede pensar en las acciones y mucho menos en las libertades cuando tiene hambre? Por lo menos el gato no; además quisiera que la mujer fuese libremente responsable y se diera cuenta que si se sale de la casa es para traer suministros, no para deambular sin rumbo fijo.

Hobbes, Locke y Voltaire salen del rincón donde a veces se agazapan con su tendencia a destacar el elemento de lo quiero en el ser libre… Kant aparece con el diario en la mano, diciendo que la libertad va más de la simple satisfacción de las necesidades, que en realidad todo es moral, el menos en lo que a la libertad se refiere… la araña salta de gusto, por fin entiende la frase del diario, aunque sigue sin consolarla le da la esperanza de poder ser libre dentro de un reloj, el cual por cierto, acaba de despertar con cuarenta y dos minutos de retrazo exactamente… pidiendo que no le hablen de libertad cuando está condenado a dar la hora eternamente sin más elección que retrazarse o adelantarse… Santo Tomas aparece y dice: Libertad de Acción… el reloj lo ignora.

La mujer por fin cae en la cuenta de lo que pasa, su casa esta en medio de una discusión milenaria acerca de lo que es la libertad, y ella no esta muy segura de querer averiguarlo, el libro rosado le dijo que el concepto era mas complejo de lo que pensamos, también sabe que la libertad es un estadio propio… decide poner fin a la discusión porque sino dentro de poco tocarán a su puerta John Stuart Mill, Maine de Biran y Lachelier, Jules Lequier, Renouvier, Kierkegaard, Rosmini y hasta Marx si no deja de abrir la puerta.

Por lo que en un intento o ensayo de libertad, toma sus cosas y decide salir a cumplir con una cita que hizo con antelación con el personaje salido de los sueños… nadie se atreve a detenerla; aunque el gato espera que al regresar rasque su estómago.

Este sábado 31 de Julio de 2010 en punto de las 6:00 pm tienes una cita para disfrutar de una tarde de FiloCafé en el Cairo Café ubicado en División del Norte # 504-c, el tema es la libertad, no faltes.

El Liderazgo

Por: Laura Martínez Domínguez

El jardín de la casa donde la mujer ha colocado un diván anaranjado, tiene una invasión de gatos, aparecieron mientras el reloj se empeñaba en que la exactitud no tomara por asalto y en completo despoblado, a las nueve, la araña no adivina si es de día o de noche.

La mujer los observa por la ventana preguntándose seriamente si el gato tendrá algo que ver en ello, ya que no es posible que de la noche o la mañana aparezcan gatos en tu jardín maullando como si exigiesen la salida de alguien.

El gato bosteza pesadamente, ha comido demasiado, por lo que decide salir al jardín a dormir la siesta, la mujer lo observa con curiosidad, sabe que irá a mojarse las patitas, la diferencia es que al parecer en esta ocasión no lo hará solo, sino que tendrá mas compañía de la que se puede desear.

Los maullidos han cesado, al parecer los gatos ya no pretenden que alguien salga de la casa, o quizá ya encontraron a ese alguien… la mujer corre a la venta y ve a los gatos alineados y comandados por su propio gato, el de las patitas húmedas, que gusta de tenderse en el diván para que alguien le rasque la panza… ese mismo gato ahora tiene a su cargo a una piara de gatos de todo tipo de tamaños, colores, razas, sexos.

Se podría decir fácilmente que ese gato es un líder… bonita palabra, el diccionario de la Lengua Española lo define como dirección, jefatura o conducción de un partido político, de un grupo social o de otra colectividad… la araña se burla abiertamente no concibe que un grupo de gatos formen un partido político; la mujer piensa lo mismo que la araña y empieza a imaginar nombres absurdos para un partido político formado por gatos… Partido de Gatos Comedores de Filosofía. Sabe que divaga, debe dejar en paz a los gatos y ocuparse de su propia cotidianidad.

Pero la curiosidad la invade y la regresa al diccionario de Ciencias de la Conducta que lo define como las cualidades de personalidad y capacidad que favorecen la guía y el control de otros individuos. El reloj sigue sin tregua ni cuartel amenazando a la exactitud, en tanto la araña murmura por lo bajo, que el reloj es mejor cuando esta suspendido.

Los gatos empiezan a jugar con Rallph M. Stogdill quien en su resumen de teorías e investigación del liderazgo, señala que existen casi tantas definiciones del liderazgo como personas que han tratado de definir el concepto… la mujer entendería perfectamente si los gatos decidieran comérselo, odia a los autores que se van por la tangente, en lugar de encarar el concepto y definirlo.

Como Idalberto Chiavenato que dice que liderazgo es la influencia interpersonal ejercida en una situación, dirigida a través del proceso de comunicación humana a la consecución de uno o de diversos objetivos específicos.

Cierto. Los gatos tienen un líder, pero se han instalado en su jardín, no podrá alimentarlos a todos, tampoco darles asilo, son demasiados y al parecer se ha corrido la voz cada minuto llegan mas… el reloj esta fastidiado de la exactitud por lo que la deja marcar los minutos, los segundos, pero le adelanta las horas y los gatos entran al jardín en horas tan disímbolas que empieza a ser vertiginosamente absurdo.

El gato, mientras tanto, empieza a aburrirse, la idea de tener una cuadrilla de animales siguiéndolo a todos lados, era divertido, pero luego descubrió que todo lo que hacía era imitado y secundado, que cada actitud debía ser correcta, porque si no todos harían lo mismo y el caos se iba a instalar en un pequeño jardín en el que hay que tener cuidado con los gira-lunas plantados en grandes macetas.

La mujer sabía que no duraría, el gato gusta más del diván que de los dramas de un grupo, por gatos que sean; así que los deja, sentaditos en el jardín, esperando a que haga algo tan extraordinario como salir por la pequeña puerta que da a la calle… al cabo de un rato, 35 minutos exactamente, el reloj odia a la exactitud, pero ésta también quedó atrapada, igual que la araña y ahora ambas lo hacen enfadar, y la mujer siente pequeñas patitas alejándose de su jardín, se oyen maullidos a lo lejos, el gato respira tranquilo al saber que han encontrado rápidamente a alguien más para el puesto.

Por lo que salta del diván, y busca su tazón, esperando que Platón o Aristóteles salten de él y se le enreden en los bigotes… la araña lo observa y se dice que semejante animal no tiene madera para líder, en tanto el reloj se ha suspendido abriéndole la puerta a la exactitud para que escape.

La mujer regresa a su libro.

Este Sábado 24 de julio, el FiloCafé tendrá como tema central el liderazgo, por lo que todos ustedes tienen una cita en punto de las 6:00 pm en el Cairo Café ubicado en División del Norte # 504-c.

No falten.

Penas y Castigos.

Por: Laura Martínez Domínguez.

Hola a Todos!!!

Lo cierto, es que aquí debería de aparecer un cuento con dramas y desatinos de personajes disparatados, pero no encontraron la inspiración requerida, sin embargo, les adelanto que el tema a tratar éste sábado 17 de Julio es la Pena y el Castigo.

Así y tratando de introducirles un poco al tema les digo que la pena es el medio con que cuenta el Estado para reaccionar frente al delito, expresándose como la “restricción de derechos del responsable”. Por ello, el Derecho que regula los delitos se denomina habitualmente Derecho penal.

La pena también se define como una sanción que produce la pérdida o restricción de derechos personales, contemplada en la ley e impuesta por el órgano jurisdiccional, mediante un proceso, al individuo responsable de la comisión de un delito.

Ahora bien, el castigo es la práctica de imponer algo desagradable a una persona que ha hecho algo inconveniente.

En psicología el término también se utiliza como uno de los procedimientos del condicionamiento instrumental.

También se ha utilizado en la literatura psicológica en castellano la terminología de castigo negativo, aunque hoy se prefieren el término de entrenamiento de omisión.

Así que esperamos su asistencia en punto de las 6:00pm en El Cairo Café, ubicado en División del Norte # 504-c.

No falten.

Medalla Al Mérito Cultural Víctor Hugo Rascón Banda

La Sexagésima Segunda Legislatura del Honorable Congreso del Estado de Chihuahua, por conducto de la Junta de Coordinación Parlamentaria, y en acatamiento al Decreto No. 280/08 II P.O., lanza la
CONVOCATORIA
Para otorgar la

Medalla al Mérito Cultural del Estado de Chihuahua,
Víctor Hugo Rascón Banda

AL TENOR DE LAS SIGUIENTES BASES:

Primera.- Podrán ser inscritos todos los ciudadanos y ciudadanas originarios del Estado de Chihuahua, por sí o por tercera persona, que se hayan destacado en las ramas del Teatro, Arquitectura, Danza, Escultura, Literatura, Música y Pintura.

Segunda.- A partir de la expedición de la presente convocatoria, y hasta el último día del mes de julio del año en curso, se recibirán las propuestas de los candidatos y candidatas a obtener la Medalla al Mérito Cultural del Estado de Chihuahua, Víctor Hugo Rascón Banda, en su Edición 2010, mismas que deberán contener:

a) Cédula de Registro conforme a los formatos aprobados por la Junta de Coordinación Parlamentaria y disponibles en la página electrónica del H. Congreso del Estado: http://www.congresochihuahua.gob.mx/

b) Fotocopia de una constancia oficial de identidad personal del candidato o candidata, así como de la persona o personas que realizan la propuesta.

c) Currículum vitae actualizado, que deberá incluir nombre y apellidos; lugar y fecha de nacimiento; dirección personal, números telefónicos, correo electrónico, formación académica, premios y/o reconocimientos recibidos, y ocupación y actividades desarrolladas.

d) Copia de constancias impresas y de materiales de cualquier especie y testimonios que demuestren los motivos por los cuales se considera que el candidato o candidata puede merecer la Medalla.

Tercera.- La Junta de Coordinación Parlamentaria verificará que los expedientes de los candidatos y candidatas registrados satisfagan los términos de la convocatoria, y determinará la aceptación o la improcedencia de las propuestas.

Cuarta.- La Junta de Coordinación Parlamentaria, durante la primera quincena del mes de Agosto, conformará, a propuesta de sus integrantes, y dependiendo de las candidaturas registradas en las diversas ramas de las Bellas Artes, un jurado calificador y con prestigio en las áreas respectivas, mismos que serán consultados para evaluar y estimar la documentación y la trayectoria de los concursantes.

Quinta.- A más tardar, el último día del mes de Agosto, la Junta de Coordinación Parlamentaria emitirá su decisión, y convocará al ganador o ganadora, a la entrega de la Medalla al Mérito Cultural del Estado de Chihuahua, Víctor Hugo Rascón Banda, que tendrá verificativo durante el mes de Septiembre del año 2010, en Sesión Solemne. Sus juicios serán inapelables.

Sexta.- Los casos no previstos en la presente Convocatoria, serán resueltos en definitiva por la Junta de Coordinación Parlamentaria.

Para más información pueden asistir a la Secretaría de Servicios Jurídico Legislativos, con el Lic. Carlos Ordóñez, en horario de 8:30 a 15:00 hrs de lunes a viernes, en la Sede Legislativa, en la Calle Libertad No. 9, Zona Centro, Chihuahua, Chih.

A los teléfonos (614) 412 32 00 ext. 25181 o sin costo al 01 800 220 68 48.

O al correo electrónico cif.chihuahua@gmail.com

La Criminología

Por: Laura Martínez Domínguez.

El gato está junto a la mujer, ambos están recostados en el diván, el cual fue trasladado hasta el cuarto de televisión. La mujer salta de nada en canal, hábito adquirido a raíz del aburrimiento causado por no ser capaz de permanecer en un solo canal… el control remoto en su mano, hace que la televisión tenga sonidos entrecortados al no detenerse más de un segundo en cada canal.

De pronto aparecen imágenes impactantes, la mujer se ve obligada a dejarle en ese preciso canal, las noticias anuncian la captura de un payaso violador, el homicidio de una mujer a causa de una sobredosis de droga que su novio le dio, el robo en los abarrotes de la esquina de una casa cualquiera que podría ser la suya.

Apaga el televisor. El reloj marca un cúmulo de minutos inciertos y la araña piensa que deberían publicar su caso, considera que es un crimen atroz estar atrapada en un reloj que para colmo de males es voluble.

La mujer no los escucha, acostumbrada ya a los dramas cotidianos. En cambio busca el libro rosado, el de las respuestas empastadas, busca la palabra crimen, no la encuentra; después la palabra delito, tampoco está… la respuesta no aparece. Tendrá que buscar en otro sitio, tendrá que reformular la pregunta y saber exactamente que es lo que busca.

Enciende el televisor, las noticias aun hablan de delitos, de conductas antisociales, quizá eso es lo que necesita averiguar, la ciencia que estudie el objeto causal explicativo del delito, así como la conducta humana peligrosa como fenómeno individual y social en su descripción, diferenciación, correlaciones y causalidad. El gato observa algo nuevo, algo que se podría llamar Criminología, y lo observa con la inquietud de quien trata de averiguar si es comestible o no.

La mujer al percatarse de las intenciones del gato vuelve al libro rosado, no le da respuesta, como si el diccionario hubiese enmudecido y ella tuviese que buscar en otro sitio, o pedir ayuda, quizá deba publicarlo en el periódico de mayor circulación de la ciudad.

Vuelve al diván, el gato decidió que si era comestible, y ahora la mujer deberá salir a comprar una caja que diga: “Ciencia sintética, causal explicativa, natural y cultural, de las conductas antisociales” Alfonso Quiroz Cuarón sonríe en el reverso de la caja.

La respuesta aun no aparece, la mujer entra en una especie de indignación dado que su libro de cabecera en estos casos ha emprendido la huida… cuando está a punto de olvidar el tema alguien deja una nota en su buzón, el remitente es Antonio García-Pablos de Molina, el reloj se carcajea al oír semejante pomposidad para un nombre, además son las 3:33 y siempre ha gozado de las extrañas exactitudes. La mujer pide que guarde silencio y lee en voz alta: Ciencia empírica e interdisciplinaria que se ocupa del crimen, del delincuente, de la víctima y del control social del comportamiento desviado.

Por la puerta trasera entran como si tuviesen cita, G. Stefani y G. Levasseur afirmando que es la ciencia que estudia la delincuencia, para investigar sus causas, su génesis, su proceso y sus consecuencias. La mujer quisiera que estuvieran en su pared, pero el gato los mira con antipatía, le sigue gustando mas la filosofía.

La mujer toma al gato en los brazos y descubre a G. Kaiser colgando de una oreja, debió de haberse subido cuando el gato devoraba el contenido de la caja, debió de tratar de decir que es el conjunto ordenado de la ciencia experimental acerca del crimen, del infractor de las normas jurídicas, del comportamiento socialmente negativo y del control de dicho comportamiento. Lo libera, pero el gato suele gustar de perseguir autores, por lo que regresa con Jiménez de Asúa quien en defensa de un gato perseguidor, afirma que es la ciencia causal-explicativa compuesta de cuatro ramas: antropología criminal, psicología criminal, sociología criminal y penología. La criminalidad agota a la araña y eso que ella no persigue autores, por lo que decide descansar sobre el número 9, esperando a que el reloj decida suspenderse justo antes de llegar a ese número.

La mujer aun busca respuestas, los autores no son desconocidos, al menos no del todo, pero hablan de aquello de lo que no conoce, de aquello que saltó de un canal de televisión cuando la palabra delito salio de un código penal, de una tipificación y se volvió un objeto de estudio en si mismo, trayendo consigo la creación de una ciencia que estudia los elementos reales del delito, entendiéndose por estos, el comportamiento psicofísico de un hombre y sus efectos en el mundo exterior, en palabras de E. Seeling.

Mientras tanto, el gato encuentra a López Rey y Arrojo con su idea de que es la ciencia complementaria del derecho penal que explica la criminalidad y la conducta delictuosa. La mujer encontró la respuesta, alguien más está tratando de desentrañar las causas de que un payaso decida violar a su hijastra de 14 años o alguien robe una tienda de abarrotes. Solo lamenta no haberla encontrado en el libro rosado.

El gato mira su tazón, vacío; la mujer deposita en él la cantidad exacta de alimento, la sonrisa del gato corrobora que la filosofía es su favorita. La mujer sale a la calle, tiene una cita, solo espera no llegar tarde, su reloj se detuvo justo antes de llegar al nueve, por lo que una vez más la hora es incierta, ella ignora el paso correcto del tiempo y la araña decide que no es tan criminal vivir en un reloj.

En esta ocasión tendremos una invitada especial que hablará con nosotros del tema, así que no falten; la cita es en El Cairo Café ubicado en División del Norte # 504-c en punto de las 6:00 pm.
Los esperamos.

El Derecho

Por: Laura Martínez Domínguez

La ausencia ya no es tal, se escapó por la ventana cuando la mujer regresó al diván y el gato brincó a su estómago relamiéndose los bigotes, una pequeña ala cuelga de uno de ellos, la mujer sospecha que los himenópteros siguen apareciendo en la cocina.

El personaje salido de sus sueños le ha enredado una idea conocida entre los cabellos; idea que va conforme a algo, a una cotidianidad que vive de la misma manera en que el reloj marca cada minuto de cada hora.

La mujer recuerda la conversación con ese personaje salido de sus sueños, recuerda la convicción con la que ella le asegura que el Derecho es ir de acuerdo con una regla, aquello que la acata o cumple sin desviaciones o vacilaciones.

El gato bosteza, tiene hambre y no ve que la mujer esté dispuesta a abandonar su sitio para alimentarlo, por lo que decide salir a lamer su tazón que siempre guarda migajas de filosofía.

La araña ha abandonado el número cinco y le dice al reloj que deje de refunfuñar, que se dedique a dar la hora exacta, que se apegue a la regla, que deje de pensar que no es justo el tener que marcar la hora hasta la eternidad. El reloj se queda callado, sabe lo que debe hacer, sin embargo, sabe que siempre hay una alternativa, una realidad que rebasa ese deber.

La mujer lo comprende, está conciente de que el Derecho, se opone a lo que existe de hecho; es lo que debe ser de una manera determinada, es el conjunto de cuanto es legítimo. La araña apela a la buena fe de un reloj enloquecido, a sabiendas de que no hay sanción alguna por suspender el tiempo.

Hegel aparece y le dice que el Derecho es la primera posición del Espíritu objetivo, como la pura exterioridad negada por la conciencia moral y superada por la Eticidad. El gato aun no supera lo de los pitagóricos, por lo que Hegel se ve obligado a abandonar la habitación.

La mujer decide abandonar su sitio, las ideas se agolpan en su cabeza, recuerda a ese personaje empeñado en subordinar al Derecho a la Justicia, afirmando que si no es justo no es derecho; la mujer le respondió con una sonrisa y le afirma que el derecho no es justo, pero tampoco injusto, que el derecho es ese conjunto de normas generales e impersonales, que la justicia es un problema de caso concreto, de subjetividad que tiene que ver más con aplicación que con teoría del derecho.

De pronto su diván toma una dimensión surrealista y empieza a tomar orientaciones, como puntos cardinales, como puntos de partida en donde alguien trata de proporcionarle cada versión mediante la cual esta construido el Derecho.

Podría ser verde o quizá oliva aquel que representa al derecho como una codificación, lo mas formal posible, de ciertas actividades humanas, lo cual lo hace independiente de otras esferas, como por ejemplo de la ética.
E. García Máynez trae consigo una funda rosa que por ser formalista busca los fundamentos de una lógica jurídica que termine en una axiomatización de la ciencia del Derecho. Todos los habitantes de la casa, reloj incluido, le dicen que si cambia el color de la funda, les empieza a gustar la idea.

García Máynez lo reconsidera y sale de la habitación, pero el diván ha tomado el color ocre de la historia que dice que el origen de las normas jurídicas se basa en las condiciones históricas. A la araña le gusta el concepto, la mujer sabe que en parte tiene razón, pero hay algo inacabado en el concepto… el cual cambia nuevamente y un color crudo aparece de la nada diciendo que el derecho es básicamente naturalista y que se comprende en función de los postulados capitales del naturalismo, la mujer le pregunta ¿de que sirve saber que tienes derechos si nadie sanciona la violación de los mismos?

L. Recasens Siches, trae el color ambiguo de una teoría de valores, de un derecho que te invita a analizar la vida humana, que te invita a discernir entre lo que se debe y no hacer.

El diván es nuevamente anaranjado, la mujer se sienta sobre él y piensa en esa cotidianidad que ella asume cual profesión, que ella elige cual vocación, y lo piensa porque sabe que el Derecho tiende a causar la polémica de la utopía que no somos capaces de asumir y solo la vivimos según se ajuste a nuestras necesidades, a nuestra conveniencia.

La mujer alimenta al gato, mientras la araña sonríe al ver la buena fe de un reloj que ha decidido no suspender el tiempo.

En esta ocasión el Derecho es el tema de una tarde agradable de FiloCafé, por lo que los invitamos a reunirse con nosotros en punto de las 6:00 pm en el Cairo Café ubicado en División del Norte # 504-c.

Los esperamos.