Filosofía, Religión, Mística y Metafísica

Se presentan en el ser dos vertientes del conocimiento, Doxa y Episteme, Doxa representa la parte sensible o sensitiva susceptible a la fé y la entrega. Episteme denota la parte del conocimiento racional y crítico que engendra a la filosofía.
Al hablar del absoluto y la dialéctica entre dos entes, se pone a consideración la relación que mayor controversia a provocado en la humanidad a través de la historia, la relación entre el Individuo y Dios. Sobre esta búsqueda versó la sesión del filocafé del sábado 20 de noviembre, particularmente desde los enfoques filosóficos, místicos, metafísicos y religiosos.

Estas cuatro áreas llevan al conocimiento de Dios pero lo hacen por caminos diversos, sobre todo parten de una concepción diferente de lo divino; aunque pueden presentar cierta interrelación entre áreas, como es el caso de los sacerdotes místicos por ejemplo Ignacio Larrañaga o bien sacerdotes filósofos como ha sido el caso de los dos últimos Papas Juan Pablo II y Benedicto XII, ambos han escrito encíclicas sobre fe y filosofía.

Las cuatro áreas pretenden llegar a la verdad, podríamos integrarla en dos tipos, la verdad revelada en la metafísica y religión y la verdad encontrada con investigación por la mística y filosofía. En función de su experiencia de Dios podemos dividirlas en dos grupos, experiencia intelectual en metafísica y filosofía y experiencia sensible de la mística y la religión. En función de la concepción de Dios que cada una de estás áreas pretende podemos enmarcar su campo de estudio.

Religión. Concibe a Dios como un padre bueno, protector, misericorde, amoroso y todo poderoso, siempre al pendiente de los seres humanos de quien se espera obediencia y alabanza.

La palabra religión que deriva del latín religare se enfoca en la relación existente o posible entre Dios y el individuo; sin embargo contempla otro factor de relación, que es la práctica en comunidad y el sentido de pertenencia. El hombre en busca de Dios, parte de dos hechos concretos existe y morirá, pero necesita dar un sentido al punto intermedio entre estos dos hechos, necesita la certeza de un absoluto para determinar este sentido, esta certeza se encuentra en la fé.

Sin embargo la religión no da cabal respuesta a la necesidad de encontrar el sentido de mi mismo (el yo), ya que ve como necedad las preguntas sustanciales que llevan al descubrimiento, planteamiento y conformación de ese yo, la filosofía por su parte invita al cuestionamiento y posiblita las respuestas a dicho planteamiento.

Filosofía y religión siempre han existido en una dinámica cíclica que responde a dos necesidades sustanciales del individuo: la necesidad de creer y obtener certeza en la fé por parte de la religión y la necesidad de ser, descubrir, cuestionar y crecer por la filosofía. Se presenta dentro del individuo una trinidad similar a la expuesta por el cristianismo, con la necesidad de atender su entelequia (mente), sus sentimientos y su realidad.

Producto de todo lo anterior se plantean dos posibles posturas del individuo: se deniega con bases sólidas dentro del conocimiento y análisis determinada creencia religiosa, o bien, se genera una dinámica de fé racional y sustentada en el conocimiento.

Mística. La mística concibe a dios como una entidad etérea superior con la que es posible establecer una comunicación mediante una relación sensible para acceder directamente a la realidad y la verdad a través de la experiencia vivencial.

Metafísica. Entiende a dios como una fuerza cósmica superior, susceptible de ser conocida e incluso de generar interacción con ella a través de determinadas disciplinas y dinámicas.

La Religión

Por: Laura Martínez Domínguez.

La mujer instalada cómodamente en el diván anaranjado se ríe del reloj que se ha vuelto repentinamente escrupuloso y ahora marca los minutos con frenética exactitud. Podríamos decir que las horas se marcan religiosamente.

El gato ha desaparecido, al parecer se ha subordinado con lo divino, pero como se sabe poderoso los viajes hacia el interior de sí mismo, en este instante lo tienen particularmente interesado.

La araña esta un proceso de religare, dado que trata de entender la situación en la que se ve envuelta, mientras tanto la mujer busca la vinculación que cierta vez conoció con el personaje que alguna vez salió de sus sueños.

La casa tiene un aire de santidad, por lo que Aristóteles carga la palabra Teología en un intento por sacarlos del mutismo ancestral diciéndoles que trata de Dios, de su existencia, naturaleza y atributos así como de su relación con el mundo… el gato a pesar de ello, no ha regresado.

Pseudo Dionisio anuncia teología en dos presentaciones: afirmativa y negativa; mientras la primera es un efectivo decir, la segunda, en cambio, se hace por medio de un silenciar… Fray Francisco de Osuna puntualiza y le dice que el nombre correcto de la teología negativa es teología mística; la mujer no les presta atención, su diván está siendo ocupado por Kierkegaard, Barth, Gogarten y Brunner quienes definen a la teología como separación absoluta entre lo infinito y dios, entre lo finito y lo infinito, la religión del apartamiento, la distancia infranqueable por el hombre, entre lo temporal y lo eterno… esperando una revelación para tener un diálogo con ese dios que al parecer a veces escucha, a veces mira y en otras ocasiones está demasiado ocupado no existiendo.

La mujer observa que el gato ha regresado, al parecer por fin logró encontrarse consigo mismo, y solo para confirmar que es poderosamente divino, pero descubrió que el teléfono de dios esta fuera de servicio; la araña dejo de unir, de ligar, cayó en la cuenta de que de una u otra forma, las cosas siempre se las ingeniaban para esta unidas o por lo menos relacionadas, porque sino seriamos una sola masa pegada… en tanto que el reloj dejo la religiosidad, el rito escrupuloso dejo de consolarlo, por lo que las horas vuelven a ser inciertas.

La mujer sale de casa, las campanadas de la catedral anuncian la hora que el reloj se niega a marcar.

Este sábado 20 de noviembre en punto de las 6:00 en el Cairo Café ubicado en División del Norte # 504-c, tienen una cita para pasar una tarde de FiloCafé y discutir y dialogar acerca de Religión, Metafísica y Filosofía.

No falten.

Necesidad

Necesidad es “lo que debe ser” para que el cuerpo “sea” en todo su contexto cubriendo el aspecto biológico, sociológico y noológico, Arturo Rico Bovio

Este concepto generalmente motiva la acción y resulta sencillo de confundir y ampliar pero complejo al definir fue discutido en la sesión del filocafé del sábado 6 de noviembre, desde el enfoque psicológico propuesto por Maslow y el filosófico que presenta Hegel.

¿Qué es la necesidad?
Necesidad es aquello que “tiene que ser” y no puede ser de otro modo, resulta básico para la existencia y determinante para la vida; sin embargo, resulta sencillo confundir la necesidad con un deseo determinado, se puede decir que necesidad es el hecho intrínseco prioritario para la subsistencia y parte del deseo la forma en la herramienta con la que satisfago dicha necesidad, por ejemplo una necesidad biológica básica es alimentarse, y su herramienta es la comida donde el deseo varía desde alimentos simples hasta una comida gourmet.

Se presentan en el ser humano necesidades que no son propiamente biológicas, para hablar de las mismas se debe romper un esquema de comunicación en el que solo se integran la racionalidad y la expresión, y enriquecerlos integrando la sensibilidad para valorar experiencias, vivencias y emociones; a este respecto, en el trayecto de la vida se presentan algunas necesidades como, la atención primigenia de los padres durante los primeros meses de vida, el amor durante la infancia, la educación y formación social, y la educación sexual durante la adolescencia.

Surge en este punto una clasificación:
Lo natural necesario (es decir biológico)
Lo natural no necesario
Lo no natural no necesario

De lo anterior se desprenden dos variantes de la necesidad propia de la realidad en la que es imperante que un hecho se dé y el deseo de que algo ocurra.

Enajenación
Se produce cierta enajenación de los sentidos cuando las herramientas o mecanismos de satisfacción se confunden con necesidades propiamente dichas; surgiendo de esta enajenación las formas de control que generan falsas conciencias, dentro de está enajenación aparece el problema de la técnica.

Necesidad según Hegel
Hegel sitúa el concepto de necesidad, junto con la contingencia y la posibilidad dentro de la realidad, en oposición a lo absoluto. La posibilidad es condición suficiente para que se genere la contingencia, en oposición a ello la necesidad es absoluta.

Todo es contingente, entendiendo como tal todo aquello que podría no ser, o bien ser de forma distinta a la que en la realidad es, el ser humano es contingente, para ser una necesidad absoluta requiere sobrepasar al individuo integrando al menos tres individuos, lo que sería una necesidad social absoluta.

El ser no es necesario, para que sea absoluto requiere la existencia de un espíritu absoluto de lo que debe ser solo Dios es absoluto sin embargo sus expresiones como la biblia y pueden no ser en tanto que son contingentes. Dios, se presenta como dios, hasta que externa sus mandamientos, es decir, reglas que marcan lo que debe ser (lo absoluto) estableciendo el primer sistema jurídico

Necesidad según Abraham Maslow
La pirámide de Maslow propone una estructura de clasificación desde la perspectiva de la psicología productiva que externan lo que debe ser o requerir un ser humano, sin embargo en esta dinámica, lo que debe ser, no puede trascender por lo que cuarta de potencialidad a la necesidad.

La Necesidad.

Por: Laura Martínez Domínguez.

Una vez más la mujer se repantiga en el diván, el personaje que ahora debe ser llamado como el que alguna vez salió de sus sueños, le ha enredado una nueva palabra y no es una palabra cualquiera; es la pregunta que ella se ha formulado una y otra vez. La necesidad, ahora adquiere un contexto filosófico, el libro rosado ofrece una respuesta.

El gato entra con la certeza de que necesita que su tazón sea llenado de filosofía contemporánea, el reloj marca el necesario minuto que siempre es uno después del de la hora exacta, la araña emprende su búsqueda necesaria para salir del reloj en donde alguna vez alguien la arrojó.

Aristóteles entra en la habitación y le dice que lo necesario es lo que no puede ser de otro modo y lo que por consiguiente, existe de un modo, la mujer se sorprende de no tener que desenredarlo del gato, pero las palabras de Aristóteles la dejan con una duda, la misma que planteó al personaje que alguna vez salió de sus sueños. ¿Por qué lo necesario es tan rotundo?

Spinoza viene huyendo del gato, que al no haberlo visto nunca antes le da la bienvenida habitual, pero dice que si algo es necesario es porque no hay ninguna razón que le impida existir. La mujer, en un necesario rescate al pobre de Spinoza, lo instala en el diván y empieza a entender una distinción importante: Necesario y necesidad; el gato se pregunta si venderán dichos conceptos en bolsas y si por tanto, serán de diferentes sabores.

Llega Leibniz trayendo consigo al cuarteto de ardillas que alguna vez, y por no escuchar, se equivocaron de diván y empieza a distinguir entre los conceptos de necesidad metafísica o absoluta, lógica, matemática o geométrica, física o hipotética y moral o teleológica, por razones que nadie entiende el único que presta atención es el reloj y como respuesta marca un minuto más, el de la ausencia, el de la necesidad que ya no existe.

La mujer se pregunta qué es lo realmente necesario, que es lo que en realidad requerimos para seguir respirando, o si con el simple hecho de respirar tendremos todas las posibilidades a nuestro alcance y todo lo demás no sean más que falacias que astutamente nos venden.

Hume envía una nota diciendo que la necesidad está resuelta en la costumbre. La araña desdeña la nota de Hume, pero se pregunta si será costumbre la necesidad de desear salir del reloj o si de ello depende su pequeña existencia.

Un minuto más marcado por un reloj que se sabe necesario para que el tiempo transcurra y Kant afirma que lo necesario es aquello en que la conformidad con lo real está determinada según las condiciones generales de la experiencia.

Kant es siempre incomprensible para la mujer, de tal manera que sabe que necesitará tiempo para entenderlo, mientras tanto, el televisor se enciende y en la pantalla un programa argentino habla sobre Martin Heidegger y su idea de que en definitiva debe de haber algo en vez de nada, de que nosotros somos seres existenciales, seres ahí, seres que simple y sencillamente debemos ser para que seamos aquellos que de una u otra manera cubren necesidades y no solo eso sino que para que esas necesidades existan, es necesario que nosotros seamos.

El televisor como es costumbre, se apaga sin aviso, por lo que el gato salta sobre ella, le gusta el calor que despide y se pregunta si aun vivirán cucarachas dentro de ella, o si habrán emigrado al tubo del lavabo.

Nicolai Hartmann llega con cuatro tipos de necesidad, pero como no tenían una forma conocida, la mujer les pide atentamente que abandonen su diván. Todos obedecen.
La mujer regresa al diván, el gato deja su investigación acerca del paradero de las cucarachas, le pareció innecesario. La araña aun se pregunta si será necesario buscar la salida y el reloj marca el necesario minuto para que la tarde de lectura empiece.

Este Sábado 06 de Noviembre en punto de las 6:00 pm en el tradicinal FiloCafé se hablará acerca de la Necesidad, por lo que es absolutamente necesario que nos acompañen para así poder dialogar, discutir, aprender y debatir acerca del tema, los esperamos en el Cairo Café ubicado en División del Norte # 504-c.

Esperamos su asistencia.