Neurosis

Crónica de Filocafé
16 julio 2011
Edeni Rodríguez

Cuan absurdos son los celos y el coraje… te llevan a trabajar arduamente por que suceda la misma razón por la que surgen, aquello que te molesta y temes que llegue a suceder.
La neurosis es un proceso de alteración de la psique que se encuentra presente en todas las personas, en mayor o menor escala, se genera la neurosis a raíz de factores o hechos externos que impactan la vida del individuo, está es también parte de la explicación que les da el famoso psicoanalista Sigmund Freud, la neurosis tiene su origen en el trauma. Podemos concebir la neurosis como una ruptura o desconexión con la realidad para los griegos era un proceso de locura caracterizado por el exceso de imaginación y creatividad; lo que no significaba necesariamente un elemento negativo. Para el filósofo Hume mas que un reacción a un trauma la neurosis representa la oscilación en que constantemente se encuentra el hombre entre el bien y el mal, entre lo que le llama a lo bueno y a lo malo.
Medicamente, la neurosis es un trastorno psicológico que está fuera de un cambio orgánico, es decir, no es generado por alguna causa biológica o bien de cambio o alteración en la constitución de la mente y el cerebro. La neurosis representa un desorden emocional de lucha entre el dejarme llevar por un instinto o reprimir el mismo, estos instintos derivan del sentido primigenio de defensa, supervivencia y la búsqueda por mantener la especie.
Dicho de otra forma y sintetizando las posturas de los tres genios de la sospecha, Freud, Nietzche y Marx la Neurosis es consecuencia de la represión de las fuerzas vitales que se presenta ante hechos impactantes de la vida en que el instinto marca una forma de defensa por supervivencia y el juicio de la razón cuestiona el seguir esta tendencia o generar un nuevo modelo, en este proceso de decisión se presenta la neurosis como un choque de fuerzas vitales… “un deseo que se desea” o bien un “un deseo que no se desea”.

Sobre misoginia . . .

Diálogo de una cantina.
Único acto
“Amo tanto a las mujeres”

Por: Zully Zambrano.

A mí me gustan mucho las mujeres, me encantan. Lo mejor de esta vida son las mujeres”. Le afirmó con ya varias cervezas en la cabeza el hombre a su amigo.

Cabrón, pero maltratas bien gacho a tu vieja”. Responde el amigo, en tono de misterio, como si fuese un secreto.

No mi hermano, no la maltrato, es que ella a veces me provoca, ¿sabes?, la muy hija de la chingada sale a la calle vestida como puta, nunca se arregla bonita para mi, sale a la calle muy sonrientita y saludadora la pendeja con todos los vecinos, como si esos cabrones le dieran de tragar, la vistieran y la tuvieran viviendo en mi casa, en la casa que yo le construí, no mi hermano, si me he partido el alma amando a esa mujer, desde que éramos novios, si viera que chula era antes, se vestía y se arreglaba tan bonito para mi, nada que ver con lo fodonga que es ahora, la muy zorra muerta de hambre. Muchas mujeres, muchas andaban tras de mí, pero yo le hice el favor, el favor mi hermano, YO LA ELEGÍ, entre todas, esa vieja es pa’ mi me dije, y me hice el propósito de casarme con ella…

Cómo debe ser hermano, como debe ser, salud”. Intervino el amigo para brindar, como si pretexto sobrara o faltara para ello.

Si hermano, a mí me encantan las viejas, mucho que me gustan -continuó el protagonista- si yo tuviera una mujer hermosa, guapa, joven a mi lado, sería el hombre más feliz, capaz hasta dejaba de tomar, ¿como la ve compadre?, si le digo, uno las ama, se casa con ella, les responde cuando las pendejas salen embarazadas… “

Es que ya no se cuidan hermano, no se cuidan, son unas desobligadas”.

No, no se cuidan y uno tiene que ir a salvarlas, como si fuera nomás responsabilidad de uno, ni que uno las anduviera presionando para que aflojaran, si solitas, bien que les gusta, le andan rogando a uno luego, si nomás lo hacen pa’ amarrarnos, si tan cabronas compadre, tan cabronas. Por eso yo a mi vieja mire, cortita que la traigo, nomás se sale del carril y la devuelvo, por que mire, yo desde chiquito, así veía que mi apá así traía a mi amá, nomás se ponía de rezongona y una buena arrastrada y mire, calladita, calladita se quedaba y así mismo con mi vieja, si yo amo mucho a mi vieja, todo lo que hago es porque la quiero cuidar de no andar metiéndose en problemas, si mire, aquí entre nos, la deje bien quietecita, quietecita, se me puso al brinco la cabrona, quesque no le di pa’ comer a los niños, ¿usted cree?, si están todos gordos igual que ella, la que cocina es ella no yo”.

“¿Y qué le dio hermano, para que no estuviera dándole lata?”

“Ps nomás un estatequieto compadre pa’ que no estuviera chingado”.

Con fuerza irrumpe en la cantina un hombre con expresión de susto, busca desesperadamente un rostro y cuando lo encuentra corre hacia él:

Juan, Juan… que bueno que te encuentro Juan …”
“Quiubo Pepe, que milagro que le caes, siéntate a pistiar un rato”.
No, no, Juan, es tu mujer . . .”
“¿Ahora que quiere la pinche vieja?, ¿tú que tienes que andar viendo con ella he cabrón?, si yo la deje bien tranquilita”.
Está muerta Juan, está muerta, llegó Juanito bien asustado a mi casa, porque su mamá estaba tirada en el piso y no reacciona, y cuando llegamos a tu casa ya estaba bien muerta Juan, ¿ps que le pasó, que hiciste Juan?”
No Pepe, no la chingues, mi vieja no Pepe, mi viejita de mi corazón no, ¿cómo muerta?, ¿Qué voy a ser ahora sin ella?, no, no, mi mujer no, yo que tanto la amo, tanto que me quería, no, mi mujer no”
Tranquilo hermano, tranquilo, échese otra birria pa’l susto”. Le aconseja el amigo.
“Chingada vieja, me tenía que arruinar la noche, la muy pendeja

Este sábado 23 de Julio el tema “Misoginia” llega al filocafé en punto de las 18:00 horas. Si bien desconosemos muchos sobre la violencia y el maltrato, así como los antecedentes de este. Es una buena oportunidad para dialogar sobre el tema y sus consecuencias. Te esperamos en el Cairo Café, Av. División del Norte 540-C.

NO FALTES

Sobre psicosis . . .

Por: David Hernández

Caminaba en altas horas por la calle, había dejado dicho en la casa que iría a la tienda de la esquina, pero al llegar se dio cuenta que ya habían cerrado, luego de 5 segundos de indecisión, se encaminó al supercito que quedaba unas cuadras más arriba, quedaba pasando la “lomita”, de esos nombres raros que le damos a las pequeñas imperfecciones geográficas de las colonias.

Cuando había comenzado su camino al supercito, se dio cuenta de que un señor había dado la vuelta por la calle de su derecha, yendo en dirección a él, pero no tuvo cuidado, a esas horas ya no se preocupaba por lo demás sino por volver lo más rápido posible a su casa, así que se fue directamente a su destino. Llegando a la cima de la “lomita” giró un poco la cabeza, solamente hasta donde pudo apreciar que aquél individuo que había visto, aún lo seguía. En su desesperación apuró el paso, llegando a caer al suelo luego de una banqueta que nunca vio acabar, pero siquiera eso lo detuvo, su caminar sólo tenía una meta: el supercito donde había más gente y luz, donde podría pedir ayuda si fuera requerida, donde podría abrazar a alguien para sentir esa seguridad de estar acompañado, estando en el suelo voltio hacia atrás, el hombre seguía sus pasos! Apenas si lo vio cuando ya estaba en pie de nuevo, su paso rápido ya era un trotar, pero uno torpe, sus pasos dirigidos al supercito eran automáticos mientras que sus ojos brincaban entre la banqueta, sus pies y el individuos siguiéndole más de cerca cada vez, a cada paso se sentía más cerca de su meta, más cerca de su seguridad, faltaban 20 metros, y el tipo ya pisándole los talones, 10 metros, y hasta sentía su respiración, 5 metros y una pesada mano cayó sobre su hombro, no pudo gritar, ya no pudo correr más, no pudo siquiera escuchar el bombeo de su corazón, el final era inevitable, esa fría y enorme mano sobre su hombro derecho lo había matado sin siquiera haberle hecho herida alguna, a lo cual se dejó escuchar una voz tranquila, serena, casi angelical para ese momento:

-Juan! Acaso no me viste venir, te venía hablando!
-Ho…ho…hola Mario, venía pensando otras cosas…

Este sábado 16 de Julio te esperamosa las 18:00 horas para abordar el tema de Neurosis y Psicosis en el filocafé, muchos otros temas se deribarán de este, no faltes. Nos encontramos ubicados en el Cairo Café, Av. División del Norte 540-C.

Sobre la culpa . . .

¿Qué paraíso es ese dónde habitas tú?

Por: Zully Zambrano

Necesitaba sentirlo, pensar en otro dolor, algo distinto. Y sí, si me arrepentí, de habérmelo bebido a pecho, sin intermediarios, hasta el fondo. Por poco me ahogué, tragarse al mundo entero en una noche, no tiene beneficios por la mañana, me indigeste de ti. La bebida es y fue un camino poco transitado para mis heridas.Pero no importaba mucho la ruta para ese paraíso.

Jodí, porque no quedaba para el deseo más que la necesidad de abandonar al cuerpo en tu mano amiga, no ha llegado el remordimiento, ni tampoco arrepentimiento, pero la noticia te revienta las manos, como a mí la cabeza por tu sabor. Sabor a ti, a tus ojos y al olvido, a tus manos y a la duda, tu boca, tu jugo en mis labios, agonía y el éxtasis, que ya no son más que material de recuerdo, acumulable, tan caduco que sólo limpia la necesidad de la mente, al momento, al recuerdo, al olvido.

No encontré el paraíso, las estrellas nunca fueron rosas, ni fueron mapa. El cielo, siempre es oscuro a esas horas, solo así, oscuro, más no sentí. Bebí a pecho para recordarme quién soy, para que no se me olvidara mi nombreel tuyo nunca lo pregunte- para saber, que si voy a un lugar, si me pierdo o retorno sabré donde morir, y no seguir en busca del paraíso donde habitas.

Este sábado 2 de Julio te esperamosa las 18:00 horas para tratar el tema de “La Culpa” en el filocafé, muchos otros temas se deribarán de este, no faltes. Nos encontramos ubicados en el Cairo Café, Av. División del Norte 540-C.