Comencé con el juego; yo era Penélope . . .

                                                                                                                          Por: Zully Zambrano.
omencé con el juego; yo era Penélope y tejía mi propia historia. Mi abuela me advirtió varias veces sobre el tejido, decía que debía esperar y siempre, siempre esperar; pero no quise, no, esperar a que ella me enseñara pero no tuve paciencia ni manos. Mi madre tampoco tenía la noción muy clara; me advirtió de las agujas y los colores; las puntadas eran un cosmos; pero no quise esperar, no tenía agujas ni tendones, yo tengo dedos y manos, se lo advertí claramente; mis manos se dirigían a otro lado y ya tenía cansados los ojos, no quise esperar. Mi hermana me advirtió de mi nombre, yo era Penélope la mujer morena; pero mi naturaleza reniega de mi nombre y piel; yo soy de manos creativas y ojos libres, pies alados y con la cabeza sumergida en el todo y la nada; y si no soy esta o dejo de ser lo ¿qué es de mi?, ¿dónde quedo yo y mis manos?, ¿y mis ojos, mis pies, mi espalda y tu boca? Mi nombre es Penélope y yo comencé el juego.
Un juego de manos dijo ella, mi hermana, la sirena de ojos claros; un juego de azar dijo mi madre, la inmaculada Concepción de incalculables trazos; un juego muy peligroso dijo mi abuela secándose sus lagrimas de Magdalena y todos, todos concluyeron que no tenía remedio; había comenzado el juego y debía terminarlo.
Yo no sé qué clase de juego macabro dicen que comencé; tan sólo un día tome el libro en blanco y mi pluma azul, me trié a leer, les advertí que yo no sé escribir; a mí me gusta jugar a que las letras bailan y gritan, que me cuentan historias antes de dormir; cierta noche, al terminar uno de esos libros comencé por tomar de las pestañas el lomo de uno, de aquella enciclopedia morada uní el índice con ciertos libros viejos; los tejí todos entre mis piernas, con mis dedos y las uñas teñidas de rojo  .  .  .

Estoy comenzando a sentir una vida que va a ser mía; soy Penélope y voy a tejer mi propio cuento.

La predestinación y el destino del hombre son los temas que se tocan en este28 de enero en el filocafé que organiza el Círculo de Investigaciones Filosóficas y Jurídicas (CIFyJ). Te esperamos en el café “El Cairo” para seguir charlado de estos temas que expresa Penélope. Visitanos en punto de las seis de la tarde en la dirección Av. División del Norte 540-C.

1 thought on “Comencé con el juego; yo era Penélope . . .

  1. Es un cuento no terminado aún.

    Esperamos sus comentarios y deseamos que sea de su agrado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *