La Feminidad

Por: Laura Martínez Domínguez

Busco feminidad y no encuentro más que a la debilidad agazapada en los rincones de un rol que alguien me asignó.

La busco para encontrarme, para definirme, para saber quien soy, pero la soledad no me deja verla, no puedo traspasar tantos años de aislamiento.

Feminidad… ¿Será acaso la misma vanidad del espejo? ¿La de los párpados maquillados? ¿La de los zapatos de tacón alto?

Quizá sea la del vientre abultado, el que debería cargar nueve meses para que al término de estos me descubra no solo femenina, sino mujer… algo no coincide…

Podría ser la de la casa perfecta, con electrodomésticos incluidos, niños y camioneta para llevarlos a la escuela.

Sigo sin encontrarla… se escapa por entre tantos mitos, por entre tantos dichos, en donde alguien más me ha asignado una manera de ser, de vivir, de vestir, de trabajar, de pensar…

Marcela Serrano lanza una pregunta ¿Cuál es la manera correcta de ser mujer? Y yo le contesto con otra ¿Dónde encuentro a la feminidad?

Si ustedes tienen la misma pregunta los invitamos este sábado 6 de marzo de 2010 a nuestro ya tradicional Filocafé en el Cairo Café ubicado en Avenida División del Norte # 504-c.
Esperamos su asistencia.

FiloCafé

Αρετή: LA COLUMNA DEL CÍRCULO DE INVESTIGACIONES FILOSÓFICAS ¿Qué es el hombre?… y las ¿mujeres? Por Carlos Alejandro Ordóñez Inmanuel Kant, el gran filósofo alemán, afirmaba la posibilidad de sintetizar todas las actividades del pensamiento en cuatro preguntas fundamentales: ¿Qué es lo que puedo saber?, ¿qué es lo que debo hacer?, ¿qué cabe esperar? , y sobre todo ¿qué es el hombre? Es está última la más importante y dentro de la cual podríamos englobar las otras, porque al final de cuentas la intención de cada una es conocer una faceta del fenómeno humano. A raíz de los nuevos avances en materia de género, cabe detenerse un poco y preguntarse si la filosofía o la antropología filosófica pretenden, cuando preguntan por el ser del hombre, cuestionar acerca de lo que nos hace seres humanos en general, o solamente se realiza un análisis sobre a uno de los géneros en especial. Analizando las distintas tesis y propuestas elaboradas para comprender al “hombre”, nos encontramos que todas parten de una perspectiva sesgada de lo que puede ser la humanidad. Desde los inicios del preguntar por la persona, y sin rotular a la filosofía de machista, éste sólo ha reparado en la racionalidad y la espiritualidad, sin tomar en cuenta la dimensión material-social y corporal de los seres humanos. Esta omisión ha obstruido a la filosofía en su intención de vislumbrar a las personas en toda su dimensionalidad, pues solo toma en cuenta la racionalidad moldeada por una cierta perspectiva, a saber, la masculina. Esto va más allá de un simple prejuicio sexista (que aún así no se descarta), a la visión totalizadora y homogeneizante de la modernidad. Detrás de la pregunta por la humanidad, se ha planteado la idea del cómo piensan los hombres. El pensar humano se ha pretendido puro, sin ninguna interacción con el mundo externo, y en cierta forma sin género. Este supuesto ha sido el gran error de la filosofía, puesto que no existe una forma pura del ser del hombre, así como tampoco existe una racionalidad pura o un derecho puro. Este prejuicio, permeado desde la filosofía hacia gran parte del desarrollo intelectual y social de nuestra civilización actual, es el primer gran obstáculo al cual se enfrenta el reconocimiento de los derechos de las mujeres. No sólo será suficiente establecer a través de la lucha social y democrática los mecanismos necesarios para incluir la participación de las mujeres en los círculos de poder y de toma de decisiones, sino se desarrolla antes un nuevo paradigma, el cual dirija las investigaciones antropológicas, políticas, éticas y sociales. La falta de este fundamento teórico es la forma como se ha mantenido la resistencia de muchos intelectuales, legisladores y juristas a la nueva forma de concebir a la sociedad y con ello a las personas conformadas dentro de la misma. Por lo tanto, debe cambiarse la pregunta de ¿qué es el hombre?, o peor aún ¿qué son los hombres y qué las mujeres?, por la de ¿cómo son y qué son las personas que constituyen el conjunto de los seres humanos? Próximo FiloCafé El Círculo de Investigaciones Filosóficas invita a la comunidad chihuahuense para que asista el sábado 28 de junio en punto de las 19:00 hrs. a su sesión semanal de estudio y discusión en el Café El Cairo (Cortés de Monroy #2309, esquina con División del Norte; a dos cuadras de la glorieta Pancho Villa). El tema de esta ocasión será “Qué es el hombre?… y las ¿mujeres?” relacionado con el artículo anterior y la búsqueda de equidad entre géneros. Donde se dialogará sobre la existencia o no de diferencias entre hombres y mujeres y los caminos para hacer de esta sociedad más equitativa en cuanto a las cuestiones de género, entre otras cuestiones. Asista y comente su punto de vista.

Café literario

El Círculo de Investigaciones Filosóficas y Casa Chihuahua los invita a que este sábado asista a su Café Literario, en el cual platicaremos, acompañados de un buen café, sobre aquellos libros que conviven con nosotros.

En esta ocasión echaremos un vistazo a la obra, vida y pensamiento de Ángeles Mastretta. Reconocida escritora y periodista poblana, nació el 9 de Octubre de 1949. Estudió periodismo en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Entre sus obras podemos destacar: La pájara pinta (1975), Arráncame la vida (1985), Mujeres de ojos grandes (1990), Puerto libre (1993), Mal de amores (1996), El mundo iluminado (1998), Ninguna eternidad como la mía (1999), El cielo de los leones (2003), Maridos (2007).

Les recordamos la invitación , es el sábado a las 16:00 horas en la Cafetería de Casa Chihuahua (excorreos). Esperamos contar con su presencia, la entrada y el primer café son gratis. Los esperan Laura Martínez y Carlos Ordóñez. Para más información filosofía.chih@hotmail.com, cif.chihuahua@gmail.com, www.circulofilosofico.blogspot.com, o al celular 614 231 97 37.